Traído a usted en asociación con Press Democrat y Comcast
Comunidad Noticias

Algunos  residentes de Sonoma se apresuran a crear testamentos y fideicomisos en medio de una pandemia

Avatar
Written by Ethan Varian

Puede ver esta nota en inglés aquí.

La pandemia del coronavirus está induciendo a los residentes del Condado de Sonoma a prepararse para una inevitabilidad que muchos optarían por no considerar de inmediato: el acontecimiento de su muerte.

Desde el inicio de la crisis de salud global, los abogados de la planificación patrimonial y los asesores financieros locales dicen que han visto una acumulación de personas que inquieren sobre redactar testamentos, comprar seguros de vida y establecer orientaciones legales para garantizar que se acaten sus deseos médicos si se llegan a enfermar de gravedad.

“La mayoría de mis clientes siempre lo han tenido en su lista de deseos como algo que deben hacer”, dijo Erika Copenhaver, abogada de planificación patrimonial en Santa Rosa. “Pero, lamentablemente, se requiere de un evento como el COVID-19 para acordarnos de nuestra mortalidad y la fragilidad de la vida humana en general”.

De acuerdo a una encuesta reciente llevada a cabo por el corredor de seguros en línea Policy Genius, el 60% de los encuestados dijeron que no tienen un testamento, y 1 de cada 4 dijo que no ha realizado ningún tipo de planificación para el fin de sus vidas. Pero cerca del 40% dijo que siente un notable apremio por redactar un testamento debido a la pandemia letal.

“La gente lo sabe y lo ha estado posponiendo, pero no lo está posponiendo tanto en estos días”, dijo el abogado de Petaluma, William Fishman.

Durante la pandemia, Fishman dijo que obtuvo un incremento de alrededor de un 40% en las consultas en lo que se refiere a la redacción de testamentos y fideicomisos, como parte de los paquetes de planificación patrimonial. Dichos documentos legales no solo crean una herencia, sino que pueden agilizar o evitar el proceso a menudo costoso de navegar por el sistema de la corte testamentaria para determinar cómo distribuir los activos y la propiedad de uno, dijo.

Los residentes del Condado de Sonoma están comprando pólizas de seguro de vida para asegurarse de que sus familias reciban apoyo en caso de que mueran inesperadamente.

Katie Marek, de 49 años de edad, maestra de educación especial de la Oficina de Educación del Condado de Marin que vive en Petaluma, compró una póliza de $100,000 en septiembre después de que su distrito regresara a las clases en persona. A Marek le preocupa contagiarse de la enfermedad infecciosa de sus alumnos. Y dijo que es la única capaz de mantener a su hija de 21 años de edad, quien es la beneficiaria de la póliza.

“Al saber que sin una madre estaría despojada financieramente, es una tranquilidad”, dijo Marek. “Sentí que realmente necesitaba proveer algo en caso de que ya no estuviera cerca”.

Marek dijo que, con el salario de una maestra, no tiene suficientes bienes como para tener que escribir un testamento, pero durante un tiempo había estado pensando en comprar un seguro de vida. La posibilidad de estar expuesta al virus es lo que cimentó su decisión.

“Parecía que el universo estaba diciendo que ahora es el momento”, dijo.

David Lawrence, asesor de patrimonio de Willow Creek Wealth Management, dijo que sus clientes se han acercado a él para comprender mejor sus planes de seguro de vida a medida que sigue aumentando el número de muertos por COVID-19. “Este tipo de eventos desencadenan conversaciones”, dijo.

Otra manera en que las personas están poniendo sus asuntos en orden es redactando un poder notarial o una directiva avanzada de atención médica, documentos legales que pueden encargar a un ser querido a seguir adelante con las decisiones médicas o financieras necesarias si una persona se ve incapacita.

James Zakasky, un abogado de planificación patrimonial en Santa Rosa, dijo que a medida que los centros médicos se ven abrumados cada vez más por un aumento de pacientes con COVID-19, es importante presentar tales formularios a los proveedores médicos y alertar a un tutor legal electo sobre qué hacer en caso de un suceso, enfermedad o emergencia médica de gravedad.

“La pregunta vuelve a ser si mis documentos que hice con mi abogado, ¿serán seguidos o debido a las circunstancias serán completamente ignorados?” Dijo Zakasky.

Si bien es cierto que quienes hacen planes para el fin de sus vidas tienden a ser personas mayores, dicen los abogados locales, las parejas más jóvenes con hijos también han empezado a ocuparse de sus asuntos finales. Eric Gullotta, un abogado de planificación patrimonial en Sonoma, dijo que probablemente se deba a que la pandemia no ha dejado intacta la vida de nadie.

Puede comunicarse con el redactor Ethan Varian en ethan.varian@pressdemocrat.com o al 707-521-5412. En Twitter @ethanvarian

Click here for reuse options!
Copyright 2021 La Prensa Sonoma