Comunidad

Academia de lenguas abre en Santa Rosa para eliminar barreras socioculturales

Ricardo Ibarra
Written by Ricardo Ibarra

Es un pretexto que Nikki Bannister ha escuchado en incontables ocasiones para no aprender un segundo idioma: “Ya estoy muy grande, ojalá hubiera aprendido antes”. Pero esta instructora que recién abrió su academia de idiomas en Santa Rosa, ACT Language Schools, responde con el viejo dicho del “nunca es tarde”.

Ella misma aprendió el español como adulto, y motiva a la gente a estudiar un segundo idioma en el actual contexto de división racial en Estados Unidos: “Solemos tener esta cultura que puede ser muy aislada, una mentalidad de que tú tienes que venir a nosotros y hablar inglés. Creo que es importante salir y expandir tu mundo, hacer conexiones más profundas con la gente por medio de su lenguaje”.

Bannister abrió su academia apenas en enero de este año en el centro de Santa Rosa. En su reciente experiencia en el condado de Sonoma, ha encontrado casos de organizaciones establecidas aquí por mucho tiempo, que tienen entre sus objetivos conectar con la comunidad hispanohablante, pero que no cuentan con personal bilingüe.

“Estoy comenzando a trabajar con negocios y empleadores que ven la necesidad de que sus empleados operen en otro lenguaje, y mejoren sus habilidades con el inglés o con el español”.

La técnica que maneja esta instructora, que ha pasado de ser tutora a profesora de preparatoria, a viajera y aprendiz del español en Latinoamérica y otras academias estadounidenses, es denominada “acceso comprensible” o comprehensible input en inglés. Además de otro método impulsado a través de la lectura de historias, desarrollada en los años ochenta por el doctor James Asher, conocida por sus siglas TPRS.

“En la noche de regreso a clases, ingresaron los padres al salón y di una lección. La reacción fue tan positiva entre ellos —desearía que los bachilleres tuvieran el mismo entusiasmo—, que recibí muchos comentarios de padres que no solían ver el valor de un segundo idioma durante sus años escolares, pero ahora en sus carreras se daban cuenta de la importancia del español, por ejemplo”, comentó Bannister.

Lo que escuchó después fue una cadena de pretextos, dijo. “Ya sabes, que era demasiado tarde, que no eran buenos con los lenguajes, que ojalá lo hubieran hecho cuando jóvenes, y pensé, no es que no seas bueno con el lenguaje, estás utilizando uno para comunicarte conmigo ahora y lo usas perfectamente, simplemente no has tenido una buena experiencia aprendiendo un segundo lenguaje.

Me gusta remover esas barreras para que la gente utilice el lenguaje en su día a día”, dijo.

Bannister defiende el aprendizaje de un segundo idioma por diferentes razones, las más prácticas como mayores oportunidades de trabajo, hasta por seguridad “como los oficiales de la ley, que tienen que aprender para comunicarse, mantener a oficiales y ciudadanos seguros”.

“Veo el lenguaje como la llave a una cultura”, dijo Bannister, “para conocer a gente, para conocer las capas que vienen con la historia y los antecedentes, y las creencias, eso puede entrar cuando accedes a una cultura a través del lenguaje”.

Las clases de Bannister son por ahora para desarrollar habilidades en español y en inglés, pero planea expandir sus servicios a otros idiomas, como mandarín, francés o italiano, en grupos o en persona. Para más información consulte actlanguageschools.com o llame al 415-669-4167.

[English version]

Noticias y eventos desde la región vinícola del norte de California para la comunidad latina.

Posted by La Prensa Sonoma on Wednesday, February 7, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2018 La Prensa Sonoma