Comunidad

Trabajadores padecen incremento del costo de la renta en condado de Sonoma tras incendios

Robert Digitale
Written by Robert Digitale

Ben Hernández y su familia han pasado las últimas cinco semanas en hoteles, sin posibilidad de encontrar un lugar para alquilar después de los incendios forestales que destruyeron más de 5,000 viviendas en el condado de Sonoma, incluida su casa de tres habitaciones en el noroeste de Santa Rosa.

“Cada vez parece más como que tendremos que quedarnos con familiares”, dijo Hernández, quien trabaja en el área de mantenimiento y construcción. El seguro de su vivienda está pagando los hoteles, dijo, pero la compañía “solo te dará cierta cantidad de dinero para la vivienda” en el futuro cuando la familia pueda reconstruir en Coffey Park.

Inquilinos del condado, administradores de propiedades y defensores de la vivienda dicen que los incendios forestales de octubre agarraron a un mercado de alquiler restringido y lo apretó por el cuello.

“Ya era malo antes del incendio”, dijo Keith Becker, gerente general y corredor de alquileres de DeDe en Santa Rosa, que tuvo 14 propiedades de alquiler destruidas por el incendio de Tubbs. “Esto sólo lo ha empeorado. Y lo ha empeorado en tantos diferentes niveles”.

Algunos que perdieron sus casas de alquiler en los incendios dijeron que ahora están pagando sustancialmente más por nuevos lugares. Defensores de la vivienda dijeron que los inquilinos en alquileres existentes también están reportando aumentos en la renta. Otros inquilinos dijeron a los defensores que recibieron avisos para desocupar sus unidades actuales, tal vez para dejar espacio a aquellos que puedan pagar más dinero.

Muchos temen que la destrucción de tantas viviendas en los barrios ricos y de clase media pueda provocar una reacción en cadena que eventualmente obligue a un número significativo de trabajadores y sus familias fuera del condado. Defensores de la vivienda sostienen que aquellos con pocos medios serán los más vulnerables.

“Estamos extremadamente preocupados de que tengamos una segunda ola de desplazamientos”, dijo Ronit Rubinoff, director ejecutivo de Legal Aid del Condado de Sonoma. “Sabemos que la gente en el fondo del mercado es expulsada primero”.

El mes pasado, el condado de Sonoma sufrió los incendios forestales más dañinos en la historia de los Estados Unidos. Los incendios mataron a 23 personas aquí y causaron casi $3 mil millones en daños a la propiedad, incluyendo 5,130 casas destruidas.

Autoridades locales y federales aún no han informado qué parte de las familias afectadas por el fuego eran inquilinos y cuántos propietarios. Lo que se sabe es que 4 de cada 10 hogares del condado eran alquilados en 2015, según los datos del censo de Estados Unidos.

Uno de los supervisores del condado, James Gore, dijo a los vecinos de Coffey Park en una reunión el martes, que sólo 3 de cada 10 inquilinos afectados tenían seguro para cubrir sus pérdidas. Eso significa que la gran mayoría dependerá de la ayuda federal por desastre para artículos tales como vivienda temporal, un programa que se ha extendido cuatro semanas adicionales, hasta el 7 de diciembre.

El alquiler de apartamentos en Santa Rosa ha aumentado 6 por ciento en el último año, con una unidad promedio de dos dormitorios con un precio de $1,910, según el sitio web de seguimiento de alquileres Apartment List. Eso se compara con aumentos promedio de 4.3 por ciento para California y 2.7 para la nación.

La tasa casas vacantes en la ciudad para 2016, la más reciente disponible, fue de 2.3 por ciento, “que es básicamente cero”, dijo el investigador asociado Sydney Bennet.

Bennet dijo que probablemente tomará otro mes para que las estimaciones de la compañía muestren los efectos del fuego en los alquileres. Predijo que los alquileres continuarán en aumento, en parte porque el fuego provocó que más inquilinos de altos ingresos ingresaran al mercado, con la capacidad de pagar más para encontrar vivienda temporal.

El sitio web de bienes raíces Zillow informó anteriormente un aumento de 36 por ciento en las rentas medias del condado después del incendio, en un período de siete días que finalizó el 18 de octubre. Para Santa Rosa, la renta media aumentó un 16 por ciento.

Sin embargo, parece probable que el aumento en el costo de la renta media en el condado estuvo relacionado, al menos en parte, con un cambio en el mercado, es decir, un aumento en casas vacacionales de alquiler de mayor precio, que las compañías de seguros han estado buscando para que los clientes más adinerados puedan ingresar.

Aquellos que encontraron nuevos alquileres después de los incendios dijeron que sus búsquedas requerían perseverancia.

“Mi esposa estaba en eso todos los días”, revisando Craigslist y otros sitios web de alquiler, dijo Henry Arriaga, cuyo dúplex en Coffey Park fue quemado.

Arriaga y su esposa, Hilary, aplicaron para cuatro o cinco lugares de alquiler antes de que les ofrecieran una unidad triple en Boyes Hot Springs.

“Lo tomamos de inmediato”, dijo sobre su aceptación. “No queríamos esperar”.

Los Arriaga ahora están pagando aproximadamente $2,000 al mes por una unidad de dos dormitorios, al igual que Miguel y Maricella López por un condominio de dos dormitorios al que se mudaron recientemente en Occidental Road, al oeste de Santa Rosa. Para ambas familias, eso equivale a alrededor de $400 más al mes que sus antiguas casas en Coffey Park.

Miguel López dijo que los depósitos requeridos también aumentaron. El total del alquiler del primer mes, con todos los depósitos, ascendieron a aproximadamente $5,800.

Aun así, dijo López, ahora tiene un hogar porque su anterior administrador de la propiedad lo ayudó a encontrar la nueva unidad y su seguro de inquilino le adelantó fondos para cubrir costos iniciales.

“Si no fuera así”, dijo, “no estoy seguro de dónde estaríamos ahora”.

La compañía de seguros de Ben Hernández está tratando de ayudarlo a encontrar un lugar para su familia. Pero Hernández, su esposa Renee, sus dos hijos y un tío buscan algo relativamente escaso: un lugar con al menos tres dormitorios.

Mientras tanto, los días en hoteles de Napa, Santa Rosa y Sebastopol están siendo “cansados”, dijo Hernández. “Estas no son vacaciones”.

Los administradores de propiedades dijeron que la prisa por encontrar lugares de alquiler comenzó justo después de los incendios.

“Tuvimos un par de docenas vacantes el 7 de octubre”, dijo Jock McNeill, presidente de Alliance Property Management en Santa Rosa. “Y en la semana siguiente, llenamos todo”.

Alliance sufrió 27 hogares destruidos de aproximadamente 1,000 lugares en renta.

McNeil dijo que la frustración sobre el actual mercado de vivienda podría hacer que trabajadores, como policías, maestros, doctores y otros, tengan que mudarse fuera.

“No solo es el prohibitivo costo de vida”, dijo. “Ahora, no hay nada para elegir”.

Becker, de DeDe’s Rentals, dijo que todavía tiene algunas unidades con dos dormitorios y más pequeñas disponibles para alquilar, aunque raramente son lugares más grandes.

Pudo encontrar alquiler para cuatro inquilinos desplazados por el fuego y tres de sus clientes propietarios que perdieron sus hogares en los incendios. Pero dijo que recibió muchas llamadas de personas que conocía desde hace años “diciendo: ‘Por favor, Keith, espero que puedas ayudar’. Y la respuesta simple fue: no, no pude”.

Los administradores de propiedades sugieren que desde los incendios, los inquilinos actúan cada vez más de la misma manera que los propietarios de viviendas en los últimos años. Para ambos, la falta de opciones de vivienda está empujando a las familias a simplemente quedarse con lo que tienen en lugar de buscar un nuevo hogar que pueda satisfacer mejor sus necesidades.

“Definitivamente estamos viendo que las personas son reacias a mudarse”, dijo Patty Goodwin, gerente de la propiedad y directora financiera de la empresa de administración de propiedades en Santa Rosa, Pine Creek Properties.

Desde los incendios, solo tres inquilinos entre las 974 unidades han enviado avisos de mudanza, “lo cual es bastante bajo para nosotros”, dijo Goodwin.

Muchos dijeron que escucharon quejas de grandes alzas al precio del alquiler para inquilinos nuevos y existentes.

La fiscal de distrito Jill Ravitch dijo en un correo electrónico que su oficina recibió más de 60 denuncias de aumento de precios. La mayoría de esas instancias no representaban una violación de la ley estatal, dijo, y su personal está “buscando agresivamente evidencia sobre los casos restantes”.

Grupos tales como Legal Aid y North Bay Organizing Project dijeron que comenzaron a discutir la necesidad de una emergencia para promulgar una ley de “desalojo por causa justa” que limitaría las razones por las cuales un propietario puede obligar a un inquilino a mudarse.

“La necesidad estaba allí antes de los incendios y la necesidad es aún más necesaria ahora”, dijo Davin Cárdenas, codirector de NBOP.

Los votantes de Santa Rosa rechazaron el control del alquiler y los límites de desalojo por causa justa en una medida electoral de junio que revocó la ley que el Concilio de la Ciudad había promulgado previamente. Sin embargo, el concejo recientemente estableció un límite de emergencia para las alzas de alquileres de hasta un 10 por ciento hasta abril, una disposición que refleja la ley estatal sobre la manipulación de precios.

Legal Aid desea que la ciudad vaya más allá, al lidiar con la crisis actual mediante la promulgación de un congelamiento de alquileres de emergencia, además de un lenguaje que limite las razones por las cuales los inquilinos pueden verse obligados a mudarse.

Para aliviar la escasez de alquiler, la mayoría estuvo de acuerdo en que el condado necesita más viviendas.

El alcalde de Santa Rosa, Chris Coursey, dijo que la construcción de más casas y apartamentos sigue siendo una prioridad, incluso cuando la ciudad ayuda a los propietarios a reconstruir las casas arruinadas por el incendio.

“Vamos a trabajar duro para construir nuevas viviendas mientras trabajamos arduamente para reemplazar las viviendas destruidas”, dijo Coursey.

Señaló una reunión la semana pasada con funcionarios de la Reserva Federal que exploran cómo “aflojar el dinero” necesario para ayudar a acelerar los proyectos de construcción en áreas devastadas por los recientes incendios forestales del estado.

“En este momento hay un gran interés centrado en Santa Rosa… una gran inversión potencial” con respecto a la vivienda, dijo Coursey.

Hasta la fecha, no ha habido indicios de un gran éxodo de familias debido a los incendios. Por ejemplo, tres escuelas alrededor de Santa Rosa o fueron destruidas por el incendio o cerradas como resultado de problemas de seguridad. Pero los funcionarios de esas escuelas informan que 95 por ciento o más de los estudiantes afectados han regresado a sus distritos escolares actuales para las clases.

Aun así, Anita Maldonado, directora ejecutiva de California Human Development, una organización sin fines de lucro de Santa Rosa que atiende a residentes de bajos ingresos, dijo que escucha cada vez más de clientes que lamentan abandonar el área debido a la dificultad de encontrar viviendas asequibles. Las personas al borde incluyen limpiadores de casas, trabajadores agrícolas y aquellos en la industria de la hospitalidad.

“Esta gente hizo mucho del trabajo que hace esta región vinícola, una región vinícola”, dijo.

The Press Democrat [English version]          

Reciba noticias semanales en su correo electrónico haciendo clic en esta línea.

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2017 La Prensa Sonoma