Noticias

SRJC se declara ‘refugio seguro’ para estudiantes indocumentados

The Press Democrat [English version]

Porque “es lo correcto”, funcionarios que supervisan el Santa Rosa Junior College proclamaron el campus un “refugio seguro” para sus cientos de estudiantes indocumentados, aprobando una medida que busca salvaguardar a estudiantes de autoridades indiscretas, además de limitar la cooperación con agentes federales de inmigración.

La votación unánime sucedió después de sólo 10 minutos de discusión, con aplausos de cerca de 50 profesores, personal y estudiantes, en la audiencia acontecida en la biblioteca del campus de Petaluma.

El presidente de SRJC, Frank Chong, la llamó la “resolución más importante” que ha sido presentada ante el concejo de administración, en sus cinco años de mandato.

“Es muy importante para nosotros presentarnos y ser muy claros, sin ambigüedad, decir cuáles son nuestros valores y qué es importante para nuestra comunidad”, dijo Chong, quien instó a la junta a aprobar la resolución.

“Es importante que nuestra comunidad se mantenga firme en nuestro apoyo a los estudiantes”, subrayó.

La resolución fue elaborada con el aporte de estudiantes, profesores y personal de la institución. La decisión vino después de que varios colegios y distritos escolares en todo el estado —incluyendo Santa Rosa City Schools— han adoptado posturas similares para apoyar a sus estudiantes indocumentados, mientras la administración del presidente Donald Trump se prepara para terminar con la inmigración ilegal.

La resolución prohíbe a la universidad divulgar información personal acerca de los estudiantes, incluyendo el estatus migratorio, sin una orden judicial.

También impide que la policía del campus cuestione o detenga a alguien sólo por su condición migratoria.

Integrantes de la junta, Mariana Martínez y Jordan Burns, calificaron la medida como algo personal.

Martínez, quien enseña estudios chicanos y sirve como asesora de la Coalición UndocuScholars, en la Universidad Estatal de Sonoma, trabaja a diario con estudiantes indocumentados o vienen de familias con miembros indocumentados. Muchos de sus estudiantes llegaron ahí desde el SRJC.

“Estos no son estudiantes que tan sólo están trabajando en los campos”, dijo Martínez. “Estos son los jóvenes que van a ser sus próximos profesores. Estos son los jóvenes que van a ser sus próximos médicos”.

Alrededor de 480 estudiantes indocumentados están matriculados en el SRJC, cerca de un cuarto menos que el semestre pasado, según Rafael Vázquez, un coordinador de divulgación.

Aunque nunca tuvo que preocuparse por la deportación, como ciudadano nacido en los Estados Unidos, Burns, quien dirige una organización sin fines de lucro que proporciona educación y otros recursos a niños en Kenia, dijo que el tema “golpeó la casa”, con respecto a sus dos hijastros, quienes tienen visas de residencia permanente.

Dijo que uno de sus muchachos viaja con frecuencia a su natal Kenia, lo que aumenta los temores en su familia de que no se le vuelva a permitir volver a los Estados Unidos.

La resolución se alejó del término político “santuario”, una designación que Trump advirtió que podría conducir a la pérdida de fondos federales para comunidades que se niegan a cooperar con las autoridades de inmigración.

“No podemos actuar basados en temores y amenazas”, dijo Chong después de la votación. “No estamos buscando conflicto. No podemos dejar de apoyar a nuestros estudiantes“.

El presidente del gobierno estudiantil, Jordan Panana Carbajal, dijo que le hubiera gustado un acuerdo por escrito del jefe de la policía del campus, prometiendo no colaborar con agentes federales de inmigración y aduanas, como se propone en la resolución del gobierno estudiantil. Sin embargo, elogió a la junta por declarar al campus como un refugio seguro.

Esto demuestra que el JC está con nosotros, que están dispuestos a apoyarnos”, dijo Carbajal, quien anteriormente era indocumentado y está abogando por espacios más seguros, además de un centro más amplio con servicios para estudiantes indocumentados que llegaron como niños a los Estados Unidos.

“Me encanta el JC”, agregó. “Pasar esta resolución me hizo amarlo aún más”.

Como estudiante indocumentada, María Salcido también estaba feliz de ver a la universidad tomar una postura sobre el asunto.

“Estoy agradecida de que continuemos este diálogo“, dijo Salcido al comienzo de la reunión.

Salcido, quien también sirve en el gobierno estudiantil, dijo que se necesita más trabajo para ayudar a los estudiantes indocumentados. “Esto no se detiene aquí”, sostuvo.

Reciba noticias semanales en su email haciendo clic en esta línea.


Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2017 La Prensa Sonoma