Comunidad

Santa Rosa votará cambio de elecciones por distrito el martes

Kevin McCallum
Written by Kevin McCallum

Si es aprobado formalmente según lo planeado en una segunda votación el martes por el Concejo Municipal, la transición de Santa Rosa a las elecciones por distrito continuará, lo cual podría derivar en amplios y duraderos efectos para el panorama político futuro de la ciudad.

Bajo las nuevas reglas, dentro de siete meses, Santa Rosa realizará una elección como ninguna otra en su historia.

En lugar de que todos los votantes participantes en la ciudad elijan cómo ocupar tres escaños en el Concejo Municipal de siete miembros, como ocurriría normalmente, los residentes en tres distritos recién creados sólo podrán votar por el representante de su área en Santa Rosa. En 2020, el mismo proceso cubrirá los escaños del concejo para los cuatro distritos restantes.

Los defensores del cambio dicen que es probable que resulte en un conjunto más diverso de líderes electos para Santa Rosa, que durante mucho tiempo ha estado gobernado por miembros del concejo que viven en barrios predominantemente blancos y más ricos, en el lado este de la autopista 101.

El radical cambio —uno que los electores rechazaron en 2012— sucedió bajo la amenaza de una demanda, con defensores que alegaban que los votantes latinos estaban privados de sus derechos en el sistema electoral de la ciudad, porque sus candidatos preferidos no eran elegidos para el Concejo Municipal. Los latinos constituyen el 30 por ciento de la población, pero Santa Rosa ha elegido sólo un hispano para el ayuntamiento, el actual concejal Ernesto Olivares.

Aun así, bajo la propuesta para aprobación el martes 17 de abril, las áreas con mayor ocupación latina en la ciudad tendrían que esperar hasta 2020 para decidir quién ocupa esos puestos en el concejo.

Mientras tanto, los tres asientos en disputa este otoño podrían atraer a un trío de rostros familiares: el alcalde Chris Coursey y los concejales John Sawyer y Tom Schwedhelm.

Se espera que los tres busquen la reelección y podrán hacerlo en los distritos donde viven después de una decisión impugnada la semana pasada por la mayoría del concejo, que aseguró que ninguna reelección del sistema electoral derrocará a sus titulares.

Coursey vive en el nuevo distrito norte-central de la ciudad, Sawyer está en el distrito sureste y Schwedhelm está en el distrito que abarca la esquina noroeste de la ciudad.

Quienquiera que prevalezca en esos concursos —y los titulares tienen una ventaja histórica en Santa Rosa— servirá junto a los cuatro miembros del concejo existentes que fueron más votados en toda la ciudad en 2014, y les quedan dos años en sus términos de cuatro años. Ellos son Julie Combs, Chris Rogers, Jack Tibbetts y Olivares, quien se postulará este año para el puesto de alguacil del Condado de Sonoma.

Entonces, durante los próximos dos años, el concejo estará compuesto por tres miembros del concejo elegidos por los nuevos distritos y cuatro elegidos por la ciudad como un todo.

Las elecciones de 2020 completarán el ciclo para los distritos que conforman las áreas del este, centro, suroeste y centro-sur de la ciudad.

En ese punto, el concejo estará compuesto por siete personas que representan individualmente áreas separadas de la ciudad pero que colectivamente representan a toda la ciudad, al igual que la Junta de Supervisores del Condado.

Los que están a favor de las elecciones del distrito dicen que hacen que sea más fácil para las personas postularse a un cargo público y hacer que los funcionarios públicos sean más responsables ante el público. Los críticos dicen que crean feudos y arriesgan alentar el pensamiento provincial por parte de los políticos, en lugar de tener en cuenta los mejores intereses de la ciudad en sus decisiones.

Mientras que los partidarios esperan que las elecciones del distrito aumenten la diversidad étnica en el concejo, al facilitar que los latinos elijan a sus candidatos preferidos, ese resultado no está nada claro.

El concejal Rogers señaló la semana pasada que lo único seguro es crear diversidad geográfica. Y Sawyer ha dicho que duda de que el cambio genere mucho interés adicional en servir en el concejo, un trabajo que paga $9,600 por año, más beneficios de salud, y requiere un significativo compromiso de tiempo.

Elegir un Concejo Municipal más diverso desde el punto de vista étnico puede reducirse a la composición demográfica de cada distrito, que varía significativamente en toda la ciudad.

¿Cuáles son las posibilidades reales de que un candidato latino sea elegido en el propuesto tercer distrito, incluyendo Oakmont, gran parte de Rincon Valley y las afueras del Parque Estatal Trione-Annadel, cuando se estima que un 6 por ciento de los registrados que votaron en el área en 2016 eran, basados ​​en sus apellidos, latinos?

Las posibilidades parecen mucho más altas en el primer distrito, que incluye el área de Roseland, recién anexionado.

Más de un tercio de los votos emitidos en 2016 fueron latinos, según sus apellidos.

Lo que sigue es sólo una fracción de los datos recopilados por la ciudad para ayudar a guiar el sorteo de los distritos en los últimos meses. Posee la clave para comprender cómo podría cambiar el equilibrio de poder en el ayuntamiento en los próximos años, y si se cumplirá la promesa de un sistema electoral local más inclusivo.

The Press Democrat [English version]        

Noticias y eventos desde la región vinícola del norte de California para la comunidad latina.

Posted by La Prensa Sonoma on Wednesday, February 7, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2018 La Prensa Sonoma