Comunidad

Renovaciones de DACA terminaron con sentimientos de resignación y esperanza

Christi Warren
Written by Christi Warren

Para los inmigrantes en el condado de Sonoma que participan en el programa federal de Acción Diferida por Llegados en la Niñez —mejor conocido por sus siglas en inglés, DACA—, la fecha límite de la última renovación final del jueves 5 de octubre vino y se fue con una sensación de incertidumbre, pero también de esperanza.

En todo el país, 77 por ciento, o 118,000 de los 154,000 beneficiarios de DACA, elegibles para una renovación de dos años, volvieron a solicitar el programa de la era Obama que protegía a los inmigrantes indocumentados de la deportación, en específico a aquellos que fueron traídos a los Estados Unidos cuando eran niños. Esa es una fracción de los 800,000 jóvenes DACA del país.

En el condado de Sonoma, ese período de renovación que terminó el jueves, sólo benefició a 430 de los aproximadamente 3,000 jóvenes DACA en el condado.

El programa, que el presidente Trump terminó el 5 de septiembre, permitió a los participantes trabajar legalmente, obtener licencias de conducir, servir en el ejército y seguir con más facilidad una educación superior.

A menos que el congreso entre en acción para resucitar DACA, la gran mayoría de los jóvenes DACA en el condado de Sonoma están enfrentando un retorno a su situación anterior. Entre aquellos que no eran elegibles para renovar el programa está Omar Santiago, presidente de la Coalición UndocuScholars, de Sonoma State University, quien solicitó su estatus de protección en su cumpleaños número 18, el 9 de marzo de 2013. Después de dos renovaciones, su protección DACA termina en marzo de 2019.

“Me siento determinado”, dijo. “Siempre tengo esperanzas, de seguro, mientras pueda respirar, puedo hacer algo por mi comunidad“.

También se siente inseguro acerca del futuro y, al igual que otros beneficiarios de DACA, con la esperanza de que con la suspensión del programa, el congreso pueda crear un mejor camino hacia la ciudadanía para personas como él.

Mucha gente va y envía correos electrónicos a sus congresistas, sus representantes”, dijo. “Eso es lo que está pasando ahora, por lo que la gente está realmente, ya sabes, empujando”.

Santiago llegó a Estados Unidos desde México a la edad de 5 años, sentado junto a sus hermanos menores en el asiento trasero de un automóvil conducido por personas que pretendían ser sus padres. Sus verdaderos padres, mientras tanto, hicieron el largo y peligroso cruce a través del desierto.

Pero eso es todo lo que sabe. A sus padres no les gusta hablar de ello, dijo.

Por ahora, Santiago está enfocado en el futuro. Como estudiante de historia, espera cursar un posgrado después de egresar de SSU.

“Voy a seguir luchando”, dijo. “Y sé que tengo aliados conmigo, personas que reconocen mis luchas y las luchas de otros indocumentados… Si uno se mantiene unido, todo es posible“.

El abogado de inmigración del Área de la Bahía, Christopher Kerosky, señaló que el período de dos años de renovación del presidente Trump para jóvenes de DACA sólo aplicó a un pequeño número de receptores del programa.

Cuando Trump anunció el 5 de septiembre que estaba eliminando el programa, dio a aquellos cuyo DACA expirara el 5 de marzo de 2018 la oportunidad de renovarlo. Sin embargo, los elegibles tuvieron que renovarlo hasta el jueves, 5 de octubre.

Todos los demás participantes del DACA —unos 2,500 jóvenes en el condado de Sonoma, según estimaciones aproximadas— no pudieron extender sus protecciones. Trump desafió al congreso a elaborar una solución legislativa para los jóvenes DACA.

“Creo que hay mucha desesperación”, dijo Kerosky.

“Estas son personas que han estado integradas en nuestra sociedad durante los últimos años, lo que significa que muchos de ellos tienen empleos en oficinas, en alta tecnología, en otros trabajos de oficina que tienen salarios relativamente altos“.

Algunos de ellos trabajan para el gobierno, dijo. “Y todos ellos perderán sus puestos a menos que haya una solución del congreso dentro de los próximos meses”, dijo Kerosky.

Desde el 5 de septiembre, el condado había impartido talleres para personas que buscaban respuestas después de la decisión de Trump de eliminar gradualmente DACA, como parte de una iniciativa destinada a aliviar los temores entre la comunidad indocumentada.

En total, alrededor de 100 personas asistieron a los talleres, donde los abogados de inmigración estaban a su disposición para brindar asistencia e información, dijo Alegría de la Cruz, consejera adjunta del condado y coordinadora de la iniciativa de inmigración del condado.

“Más que nada, ahora es el momento de seguir conversando y compartir historias para que la gente entienda realmente algunos de los problemas complicados que enfrentamos, que debemos resolver juntos y que la gente entienda no están solos en estos tiempos“, dijo.

Una preocupación clave es lo que sucederá a todos los beneficiarios de DACA que ahora están legalmente empleados.

En Petaluma Health Center, alrededor de 10 por ciento de los aproximadamente 40 empleados son jóvenes DACA. Pedro Toledo, director administrativo del centro de salud, dijo que si el congreso no llega a una solución, el centro tendrá que dejar ir a sus empleados con DACA.

“Si nada cambia y pierden su autorización de trabajo, entonces no serían elegibles para trabajar con nosotros, por desgracia, porque somos un centro de salud federalmente calificado”, dijo Toledo.

Toledo dijo que el centro de salud ha ayudado a sus empleados con DACA, ofreciéndoles préstamos de bajo costo o sin costo para cubrir el costo de la cuota de renovación de DACA y honorarios de abogados de inmigración. Dijo que el centro de salud también está ayudando a los empleados que son residentes legales permanentes en la solicitud de la ciudadanía.

“Algunos están casados ​​con ciudadanos estadounidenses y solicitan el estatus de esa manera”, dijo. “Tenemos un montón de empleados que son residentes permanentes y los están ayudando a solicitar la ciudadanía, porque se sienten vulnerables”.

Para Teresa Baltazar, ahora de 30 años, conseguir DACA en 2013 significó un cambió a su vida.

“Estaba emocionada”, dijo. “Pensé que iba a cambiar mi vida, con nuevas y mejores oportunidades. Volví a la escuela y conseguí un mejor trabajo. Pude obtener una licencia de conducir y no vivir con miedo”.

Baltazar trabaja como coordinadora en el programa de inmigración de Caridades Católicas, ayudando a otros indocumentados a recorrer sus propios caminos.

Con su protección expirando en abril de 2019, sin embargo, ahora se encuentra en la misma posición que muchos de sus clientes. Ella no calificó para solicitar la extensión del 5 de octubre y vive con incertidumbre sobre lo que le depara el futuro.

Richard Coshnear, abogado de inmigración local que dirige el Comité VIDA, una organización de derechos de los inmigrantes, dijo que el estado de ánimo general entre algunos jóvenes DACA con los que ha trabajado ha sido el de preocupación y ansiedad, incluso entre aquellos que han sido “combatientes” en los últimos años.

Algunos empleados con DACA y sus empleadores están tratando de encontrar maneras de continuar su relación laboral, dijo. En algunos casos, ambas partes están considerando eliminar el empleo directo y mantener a los trabajadores DACA como contratistas independientes.

El final de DACA “realmente pone tensas las relaciones laborales”, dijo Coshnear. “Pero la gente está tratando de encontrar maneras de seguir trabajando y mantener sus carreras y mantener a sus familias en marcha”.

Para Baltazar, su estado de ánimo cambia a menudo estos días.

“Algunos días son buenos, pero luego cuando veo las cosas en las noticias o me acuerdo de la situación actual, por ejemplo, el plazo del 5 de octubre, sólo me hace triste que mucha gente va a perder su DACA si expira después del 5 de marzo, que es muy pronto”, dijo. “No puedo imaginar qué estaría pasando por mi mente si ese fuera mi caso”.

Para obtener más información o ayuda con los recursos de inmigración, envíe un correo electrónico a immigration@sonoma-county.org o visite Sonomacounty.ca.gov/CAO/Immigration-Initiative.

Con información del reportero de The Press Democrat, Martin Espinoza

The Press Democrat [English version]          

Reciba noticias semanales en su correo electrónico haciendo clic en esta línea.

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2017 La Prensa Sonoma