Entretenimiento

Miles asistieron al festival anual del Cinco de Mayo en Roseland

Robert Digitale
Written by Robert Digitale

Leo Flores, un niño de catorce meses, alzó la vista desde su carriola y le ofreció a un desconocido uno de sus churritos.

Su madre, Sarah Castillo, sacó una bolsa de plástico transparente con las crujientes y saladas delicias mientras se unía a la décimo tercera celebración anual del Cinco de Mayo, el sábado 5 de mayo, en el vecindario de Roseland en Santa Rosa. Las frituras fueron uno de los muchos hallazgos deliciosos que ella había hecho entre los puestos de varios vendedores.

“La comida es increíble”, dijo Castillo, una residente de Rohnert Park. Las opciones incluyeron hot dogs mexicanos envueltos en tocino, chiles jalapeños y cebollas; churros con chocolate; y una pierna asada de pavo de Willie Bird, que levantó y declaró “vale la pena cada centavo”.

Al igual que Castillo, miles de asistentes al festival se presentaron el sábado para la celebración anual. Junto con la comida, el festival ofreció la oportunidad de ver bandas y otros artistas en dos escenarios.

El evento se ha convertido en uno de los festivales más grandes para la comunidad latina en el condado de Sonoma. Esta fue la primera celebración desde que Roseland fue anexionada el año pasado para convertirse oficialmente en parte de la ciudad.

Para los organizadores, voluntarios desde hace mucho tiempo, las reuniones anuales han proporcionado un beneficio real para la comunidad, un vecindario principalmente latino en la parte suroeste de Santa Rosa.

Antes de que comenzara esta festividad, grupos de jóvenes se congregaban cada Cinco de Mayo en el barrio de Sebastopol Road y con frecuencia terminaban enfrentándose a los agentes del alguacil y a la policía de la ciudad. En 2005, la noche estuvo marcada por la violencia, incluido el lanzamiento de rocas y el rompimiento de ventanas, a pesar de una importante demostración de fuerza por parte de las fuerzas del orden público.

Luego, los oficiales del alguacil se comunicaron con los líderes de Roseland para buscar su ayuda en la organización de un evento sancionado.

“Nos juntamos y decidimos que queríamos dirigir un evento comunitario, por líderes comunitarios”, y con la ayuda de funcionarios del alguacil y otros líderes del gobierno, dijo Sylvia Lemus, codirectora del festival.

Otra codirectora, Caroline Bañuelos, dijo que la colaboración ayudó a construir puentes entre la comunidad y las fuerzas del orden público, y se ha convertido en un valioso evento cultural.

“Aquí hay un ejemplo que otras comunidades pueden intentar”, dijo, y señaló que el comité ahora incluye a funcionarios de la policía de la ciudad.

El primer año del festival reunió a unas 5,000 personas. En su apogeo, atrajo a más de 12,000 visitantes de toda el Área de la Bahía, un récord establecido cuando los organizadores trajeron algunas bandas regionales populares. Este año, dijo Lemus, la multitud probablemente oscile entre 7,000 y 10,000.

La parte más difícil, dijo Bañuelos, es persuadir a la gente para que se vaya a casa cuando la fiesta termina a las 9 pm.

The Press Democrat [English version]        

Noticias y eventos desde la región vinícola del norte de California para la comunidad latina.

Posted by La Prensa Sonoma on Wednesday, February 7, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2018 La Prensa Sonoma