Comunidad

Incendios del condado de Sonoma dan golpe económico a trabajadores de servicios

Martin Espinoza
Written by Martin Espinoza

En los años que pasaron limpiando casas en Santa Rosa, Adrián y Heather García se acostumbraron a manejar con cuidado los íntimos tesoros familiares que tenían que cuidar.

Huellas con manos de bebé hechas de yeso. Botines de bronce. Proyectos artísticos de niños colgados en las paredes. Fotos familiares enmarcadas. Son todos objetos que apreciaban sus clientes.

Así que el corazón de Adrián García se conmovió cuando regresó a un vecindario sobre la ladera el día después de que el incendio de Tubbs devastó el norte de Santa Rosa. Las casas una vez servidas por su compañía, Water2Wine Cleaning, estaban en ruinas.

Manejando alrededor de las barricadas instaladas por la policía, García tomó fotos con su teléfono celular a seis casas todavía humeantes y las envió a sus dueños. No podía restaurar las cosas que apreciaban sus clientes, pero podía aliviar la incertidumbre sobre el estado de sus hogares.

“Verlo por primera vez después del incendio fue desgarrador”, dijo García. “Ni siquiera estaba preocupado por el negocio, pensaba en las familias… Me preguntaba, ‘¿Adónde van a ir estas personas? ¿Cómo van a encontrar un lugar? ¿Cómo van a vivir?'”.

Los incendios de octubre destruyeron más de 5,100 viviendas en el condado de Sonoma, lo que afectó la vida de las familias que vivían en ellas y de los trabajadores cuyas labores giraban a su alrededor.

Aproximadamente un tercio del negocio de Water2Wine desapareció durante el incendio de Tubbs, incluidas 15 casas de clientes en Fountaingrove, 9 en Coffey Park y 5 en Larkfield.

A pesar de que las llamas se extinguieron hace mucho tiempo, el desastre supuso un fuerte y prolongado golpe económico para las personas que arreglaban las casas, lavaban ventanas, mantenían patios y limpiaban piscinas en barrios devastados por el fuego. Con tantas casas pérdidas en el norte de Santa Rosa, algunos empresarios dicen que podrían verse obligados a cambiar su trabajo al sur del condado de Sonoma o al condado de Marín.

“Estamos teniendo que salir a crear mercado en Novato”, dijo García. “Estamos en el proceso de obtener una licencia en el condado de Marín para tratar de atender a los clientes que tuvieron que mudarse allá”.

Ben Stone, director ejecutivo de la Junta de Desarrollo Económico del Condado de Sonoma, dijo que la pérdida generalizada de hogares y negocios probablemente tenga un amplio impacto económico que afectará a miles de residentes locales. Mientras que muchos pueden consumir menos servicios, los trabajadores que cuidaban las casas destruidas en los incendios sentirán el impacto de inmediato, dijo.

“Los jardineros, los limpiadores de casas, limpiadores de piscinas y pintores verán un gran golpe a sus negocios debido a la destrucción de 5 por ciento de las viviendas en Santa Rosa“, dijo Stone.

Defensores de quienes perciben bajos salarios dicen que los incendios de octubre están teniendo un efecto adverso en todos los residentes de bajos ingresos en el condado, lo que agrava el mercado de alquiler, que ya estaba en crisis. A empleados del sector de servicios en la parte baja o media de la escala salarial, les será cada vez más difícil pagar una vivienda, dijo Marty Bennett, copresidente de North Bay Jobs with Justice.

“El costo de la vida, y particularmente el alquiler, está por las nubes”, dijo Bennett. “Todas las familias de bajos y moderados ingresos sienten la crisis“.

Para Enrique y Luz Alba, dueños de Luz House Cleaning, los incendios de octubre continúan siendo una pesadilla económica.

Al igual que los García, la pareja perdió una gran parte de su clientela. También perdieron su casa en Sweetgum Street, en el vecindario de Coffey Park, una casa con cuatro dormitorios y tres baños, color blanco y marrón, con una cerca blanca. Solo la valla permanece.

“Esa era la casa de nuestros sueños”, dijo Enrique Alba. “Con el fuego, todos los sueños desaparecen, en la basura”.

Alba y su familia huyeron de las llamas que se aproximaban a la 1 am pero regresaron por documentos importantes alrededor de las 3 am. Él intentó regar la casa con una manguera y pensó en quedarse para combatir el incendio, pero Luz insistió en lo contrario, recordándole que “tiene niños “, dijo.

“A mí y a mi esposa nos costó mucho tener esa casa”, dijo Enrique, de pie en la sala de suministros de la empresa familiar en Industrial Drive. “Hemos trabajado tanto para tener a nuestros hijos en un buen lugar, y se ha ido… en un segundo”.

De las 25 casas que Luz House Cleaning atendía regularmente, sólo quedan cuatro, dijo Alba. Sus clientes en Mark West Springs y Coffey Park también perdieron sus hogares.

Algunos de sus clientes han tratado de recomendarles negocios por medio de Facebook, o han solicitado el servicio de limpieza en las casas que ocupan actualmente.

Pero muchos de sus clientes están ahora diseminados por todo el condado, lo que dificulta la limpieza de más de una o dos casas a la vez, dijo Alba. Entiende y aprecia que sus clientes intenten ayudarlo a él y a su familia. “Simplemente no puedo decir que no”, dijo.

El fuego de Tubbs le quitó a los Alba el centro de su negocio en Fountaingrove, Larkfield y Coffey Park. Su oficina, que estaba idealmente ubicada cerca de Coffey Park y Fountaingrove, ahora está a varios minutos en carro pues la familia alquila un lugar en Rohnert Park. Alba dijo que simplemente no podían encontrar una renta a precio razonable en Santa Rosa.

Al igual que los García, los Alba están buscando clientes en los condados meridionales de Sonoma y Marín. Alba, cuyo negocio también hace jardinería, dijo que recientemente hizo un trabajo en Novato y se encontró con otro trabajador de mantenimiento de patios que le dijo que hay mucho trabajo en el condado de Marín. Pero dijo que está consternado por migrar su negocio hacia el sur.

“No queremos renunciar a nuestros clientes. Queremos quedarnos en Santa Rosa“, dijo Alba.

La pareja alquila un condominio con dos dormitorios. El hijo de Alba, Luis, de 18 años, duerme en la sala. Otros dos, Brenda, 15, y Édgar, 5, comparten un dormitorio, mientras que Enrique y Luz comparten el otro. Anteriormente alquilaron la casa de Sweetgum Street con una opción de compra, dijo Enrique. Todo lo que la familia compró para la casa fue a crédito, con la intención de mantener la casa para el futuro, dijo.

Alba dijo que los pagos se pospusieron durante un par de meses debido a los incendios, pero a partir de enero la familia volverá a comenzar a pagar por artículos del hogar que ya no poseen.

Stone dijo que los incendios, a pesar de ser un golpe para el sector de servicios con bajos salarios, serán una bendición para los profesionales de servicios mejor pagados, incluidos arquitectos, ingenieros civiles y trabajadores de la construcción y el comercio. Eso, a su vez, elevará los salarios para estos grupos, dijo.

Los hoteles y restaurantes también podrían ver un impulso en los negocios ya que la región experimenta una afluencia de personas de fuera durante el período de recuperación, dijo.

“Fuera de la construcción, visitas de empleados de gobierno y el personal federal de recuperación de desastres requerirán que los hoteles permanezcan y generarán una actividad importante para los restaurantes”, dijo Stone en un correo electrónico. “Aquellos que perdieron sus empleos en el sector de servicios serán rápidamente absorbidos por la economía local nuevamente“.

Stone señaló que los empleados que perdieron sus empleos con la quema del hotel Hilton Sonoma Wine Country fueron contratados de nuevo en unas pocas semanas, debido a que el mercado laboral ya era ajustado antes de que los incendios y la demanda de trabajadores alta. La tasa de desempleo en octubre fue de 3.3 por ciento, casi sin cambios desde la tasa de desempleo anterior al incendio, de 3.2 por ciento en septiembre.

Uno de los objetivos más importantes del condado después de los incendios es asegurarse de que los trabajos creados por el proceso de recuperación de incendios sean tomados por residentes locales para que puedan permanecer en el condado, dijo Katie Greaves, directora de la Junta de Inversión Laboral del Condado de Sonoma.

Parte de esa tarea requiere volver a capacitar a las personas que fueron desplazadas por los incendios o que perdieron sus trabajos como resultado del desastre. Los sindicatos locales están dirigiendo a los residentes a JobLink, en un esfuerzo por capacitarlos para el negocio de la construcción, dijo Greaves.

“Realmente estamos tratando de canalizar nuestros recursos a través de JobLink, ayudando a las personas que han tenido su empleo interrumpido durante el incendio”, dijo Greaves. El programa puede ayudarlos a “volver a trabajar, capacitados con algunos servicios de apoyo en un campo diferente”, dijo.

Greaves dijo que recién ahora está empezando a ver los “efectos secundarios” del fuego, que van mucho más allá de la evaluación inicial de los negocios y hogares destruidos. Algunas empresas, dijo, enfrentarán una decisión difícil: ¿cómo se quedan en la comunidad?

“Puede que tengan que cambiar sus negocios o entrar en una industria diferente“, dijo Greaves.

Los García todavía están tratando de recuperarse de las pérdidas que los incendios han generado en su negocio, que en algún momento tuvieron 89 clientes. Todavía están yendo hacia Fountaingrove, limpiando casas rodeadas por lotes quemados.

Adrián García dijo que la primera prioridad de Water2Wine es mantener suficientes negocios para conservar a sus tres trabajadores restantes. Perdieron a un trabajador que se vio obligado a irse debido al incendio.

“No es su culpa que hayamos perdido tanto negocio y todavía tenga que ganarse la vida“, dijo García.

The Press Democrat [English version]          

Reciba noticias semanales en su correo electrónico haciendo clic en esta línea.

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2017 La Prensa Sonoma