Comunidad Noticias

Ernesto Olivares, primer candidato a alguacil del condado de Sonoma

Julie Johnson
Written by Julie Johnson

The Press Democrat [English version]

Por primera vez en casi tres décadas, los electores del condado de Sonoma tendrán la oportunidad de decidir entre una diversidad de candidatos que contendrán por el puesto de alguacil.

Ernesto Olivares, latino ex teniente de policía en Santa Rosa y actual miembro del concejo municipal de la ciudad, anunció que se postulará para el puesto de policía más importante del condado, cargo que Steve Freitas ha desempeñado desde 2011, quien llegó a la oficina tras los puestos de alguacil adjunto y jefe de policía de Windsor. Freitas planea renunciar a finales de 2018.

Al menos dos veteranos de la Oficina del Alguacil, el capitán Mark Essick y el jefe de la policía de Windsor, Carlos Basurto, han dicho que están considerando postularse para cubrir el puesto, y tienen planes de reunirse con asesores y tomar una decisión en las próximas semanas.

Hasta ahora, nadie de adentro del departamento ha presentado un plan definido para convertirse en candidato. Olivares sería el primer candidato de afuera del departamento en operar desde 1986. Desde entonces, los altos ejecutivos en la Oficina del Alguacil han orquestado cuidadosamente a tenientes y capitanes en un esfuerzo para asegurar que uno de los suyos asuma el liderazgo de la oficina, con un pago anual de $200,000.

Olivares, de 59 años, quien se retiró en 2008 después de casi 30 años de servicio en la aplicación de la ley, dijo que quiere enfatizar una relación más cercana con la comunidad, en tiempos en que a nivel nacional la relación entre la policía y los ciudadanos se ha deteriorado por la alta cantidad de tiroteos, incluyendo en el condado de Sonoma a un oficial que en 2013 baleó de forma mortal al chico latino Andy López.

“La aplicación de la ley tiene que mantener y fortalecer la confianza con las comunidades a las que sirven”, dijo Olivares. “Es algo que tengo que ofrecer, mi experiencia y la experiencia en esta área”.

El ex sargento de la policía de Santa Rosa, Dick Michaelsen, fue el último de una serie de forasteros en ser elegido alguacil en 1986. Su mandato fue tempestuoso, con funcionarios del alguacil de alto rango criticando públicamente sus habilidades de gestión, tras lo cual perdió su carrera al segundo mandato en 1990, por el veterano de la Oficina del Alguacil, Mark Ihde, entonces un comandante.

Un candidato de afuera del departamento puede traer un nuevo enfoque a las políticas y la cultura, dijo el ex jefe de policía de Santa Rosa, Sal Rosano, quien se retiró en 1995. Rosano era jefe de policía en el sur de San Francisco en 1974, cuando fue nombrado jefe de policía de Santa Rosa. Dijo que un elemento foráneo puede concentrarse en la estrategia de un gran departamento, como es la Oficina del Alguacil, la mayor agencia policial del condado, al mismo tiempo que hace un llamado a la experiencia de los altos ejecutivos para asegurar operaciones fluidas.

A veces es más saludable venir de afuera, porque si hay algún tipo de comportamiento o práctica que ha sido institucionalizada, que pueda no estar sirviendo al público —y no estoy diciendo que este sea el caso— un forastero puede tener una mirada fresca”, dijo Rosano.

Olivares es el director ejecutivo de la Red de Prevención de la Violencia de las Ciudades de California y ha ocupado un puesto en el concejo municipal de Santa Rosa desde 2009.

No ha trabajado en la aplicación de la ley durante casi una década, pero todavía es elegible para el puesto.

Basurto y Essick se encuentran entre los altos funcionarios del alguacil que han sido discutidos en los círculos policiales como posibles sucesores de Freitas. Otros incluyen al asistente del alguacil, Rob Giordano, el capitán Clint Shubel y al jefe de policía de Sonoma, Bret Sackett.

Basurto, otro latino, de 48 años, quien comenzó como interno del alguacil en 1988 y fue nombrado jefe de policía de Windsor en septiembre de 2016, dijo que el anuncio de la jubilación de Freitas llegó más pronto de lo que esperaba, sorprendiendo a muchos en el departamento. Basurto ha pensado durante años en buscar el trabajo y dijo que personas se habían acercado a él para animarlo a postularse al cargo. Pero dijo que todavía necesita hablar con la gente y aclarar su mente sobre por qué buscaría convertirse en alguacil.

“Ahora mismo mi preocupación es qué podría ofrecer y lo que eventualmente voy a querer hacer”, dijo Basurto.

Dos latinos podrían contender al puesto de alguacil del condado de Sonoma: Olivares, izquierda, y Basurto, derecha. Al centro, Essick. TPD

Windsor ha sido un campo de entrenamiento para futuros alguaciles. Tanto Freitas como el ex alguacil Bill Cogbill sirvieron como jefes ahí. Freitas era el jefe de policía de Windsor en 2010 cuando reemplazó a Cogbill.

Los candidatos necesitan donantes que puedan sostener sus campañas, así como el apoyo de personas que representan los diversos intereses del condado de Sonoma, desde los agricultores hasta los grupos religiosos. También están en juego cuatro sindicatos que representan a los empleados de la Oficina del Alguacil.

Si Freitas hubiese elegido buscar un tercer término, habría tenido que enfrentar la crítica de su liderazgo después del tiroteo fatal de López, un adolescente de trece años de edad, de Santa Rosa, acribillado por uno de sus oficiales. López llevaba una pistola de aire diseñada para parecerse a un rifle de asalto.

Freitas fue criticado después del tiroteo por no involucrarse con la comunidad, particularmente latinos y residentes de inmigrantes. También ha sido criticado por ser inaccesible, especialmente cuando el condado desarrolló el primer programa de supervisión civil para la Oficina del Alguacil.

El próximo alguacil tomaría el mando de un departamento con un presupuesto de casi 160 millones de dólares y más de 600 empleados. La oficina administra dos cárceles, una división de forenses y patrulla 1,550 millas cuadradas del condado de Sonoma.

Reciba noticias semanales en su email haciendo clic en esta línea.


Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2017 La Prensa Sonoma